Cómo cuidar los pesos y las posibilidades de colocación que brindan las empresas.

Por Darío Epstein, director de FinGurú.

Las opciones antes de las PASO, entre pesos y Wall Street.

 

Si la movida de CFK de bajarse a la vicepresidencia junto a la irrupción en el primer plano de Alberto Fernández había traído un poco más de previsibilidad a los mercados, la respuesta de Macri al anunciar a Pichetto como compañero de fórmula trajo euforia.

Pichetto le aporta algunos votos de indecisos y más capacidad de negociación en el Congreso para pasar reformas claves que deberán ser encaradas en la siguiente gestión, además de acercar posiciones de los gobernadores, todos ellos actores con los cuales dialoga frecuentemente.

Ya pasaron cuatro años desde 2015 y el peronismo “Alternativo”, “Federal” (o como lo quieran llamar) no logró una propuesta electoral para competir por los escaños presidenciales. Llegamos a las elecciones de 2019 nuevamente con una polarización absoluta entre el kirchnerismo y el macrismo, y estamos siendo testigos de lo que está pasando a nivel provincial donde se está repitiendo un escenario similar al de 2015, es decir, el oficialismo se impone en las elecciones a gobernador.

Por este motivo, es una tarea difícil asignar chances reales de triunfo a los partidos que compiten por la presidencia, especialmente cuando el liderazgo en las encuestas fluctúa cada semana que pasa. Por ende, a los efectos de nuestro análisis y asumiendo que las principales dos fórmulas presidenciales (Macri-Pichetto y Fernández-Fernández) no sufrirán cambios de último momento antes del próximo 22 de junio (fecha límite para confirmar las listas), asignamos a cada binomio un 50% de probabilidades de imponerse en las elecciones ya que partimos de la base que cada uno tiene un piso de electores equivalente al 30% de la población.

¿Dónde invierto en el corto plazo?

Antes de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del próximo 11 de agosto,no vemos un gran peligro de descarrilamiento del tipo de cambio, básicamente por el alto nivel de reservas que tiene en Banco Central (cortesía del FMI) para combatir cualquier corrida cambiaria.

Con una tasa de interés de referencia (Leliq) cercana al 69%, las inversiones de corto plazo en pesos son muy atractivas. La Lecap son instrumentos financieros que ofrecen atractivos retornos durante los próximos 45 días. ¡Pero cuidado! La clave de estas inversiones es saber cuándo salir (vender). Un pequeño error de cálculo nos dejará pérdidas (medidas en dólares) ya que la línea entre interesantes ganancias y dolorosas pérdidas es muy fina. Por este motivo, la opción de invertir “solo tasa en pesos” sin estar protegidos con un seguro de cambio (ahora hablo de esta opción) ante cualquier fluctuación repentina del tipo de cambio la dejamos para profesionales, inversores institucionales o expertos.

Si optamos por invertir en instrumentos que ofrecen rendimientos en pesos y para asegurarse que pierdan valor debido a una poco probable subida en el tipo de cambio antes de las PASO, sugerimos protegerlas con un seguro de cambio representado por el Contrato de Dólar a Futuro, aunque este sea caro.

Veamos un ejemplo de esta operación (operar en pesos con protección o cobertura en dólares): el costo de cubrirse de un salto en la cotización del dólar, es de 59% anualizado para los plazos más cortos hasta 50% para los más largos. Es decir, para cubrir una Lecap que vence en agosto que hoy ofrece un rendimiento del 59,3%, se debería comprar futuros de dólar en el Rofex (mercado donde operan los contratos a futuro) también con vencimiento en agosto. Este contrato a futuro hoy se ofrece al 53,9%. Si compramos una Lebac con vencimiento en agosto y lo cubrimos con un futuro del dólar también con vencimiento en agosto, hoy obtendríamos un rendimiento bruto (antes de comisiones) del 5,4% en dólares. Esta supuesta ganancia es superior a la ofrecida por una Lete (Letra del Tesoro denominada en dólares) que con un vencimiento similar hoy rinde 4% en dólares.

Si utilizamos este mismo ejemplo pero prolongamos nuestra inversión más allá de octubre, el cálculo arroja un rendimiento del 4,4% para después de las elecciones y del 13,6% para febrero. Esta notable diferencia claramente refleja la incertidumbre electoral y las posibles decisiones que pueda tomar un posible nuevo Gobierno. Es necesario aclarar que si hoy compramos una Lete en dólares con vencimiento en enero 2020, su rendimiento es del 7%.

Adicionalmente sugerimos tener una parte de las inversiones en bonos denominados en dólares representados por las anteriormente mencionadas Letras del Tesoro (Letes), con vencimientos en el cuarto trimestre o incluso los primeros meses del 2020. Es necesario aclarar que la curva de rendimientos está invertida, fenómeno que ocurre cuando hay riesgo de default, al que asignamos poca probabilidad de ocurrir el próximo año.

Seguimos viendo incertidumbre en Argentina, especialmente porque las dos principales alternativas electorales tienen visiones totalmente opuestas sobre qué se debería hacer en materia económica. Todavía no hemos logrado recuperar acceso a los mercados voluntarios de deuda, una realidad que genera preocupaciones en el largo plazo ya que, al no contar con los fondos de Wall Street, Argentina hoy no sabe cómo hará frente a la abultada cantidad de vencimientos de capital e intereses previstos a partir de la segunda mitad de 2020. La reducción del gasto público, incluyendo intereses, si bien importante, todavía no alcanza. Sin embargo, las dos fórmulas presidenciales que llegarían al ballotage, ya han descartado un default de la deuda.

Por esto mismo, miramos con buenos ojos las acciones de las empresas que cotizan en la nueva Bolsa de Valores llamada BYMA. El principal índice bursátil del país, el S&P Merval, bajó de los 1.800 puntos (en dólares) a los 650 puntos y ahora ha subido por encima de 850 puntos. Entendemos que cuenta con motivos suficientes para seguir recuperando el terreno perdido, si las definiciones políticas se inclinan hacia alternativas más pro-mercado.

Si se impone la fórmula Macri-Pichetto, sugerimos tener acciones de empresas de servicios públicos, bancos y empresas energéticas. Estas actividades se encuentran altamente reguladas y serían las más sensibles a cualquier cambio de rumbo de Gobierno, junto con las petroleras y gasíferas que requieren de un marco de estabilidad de mediano plazo.

Si el mercado local no es lo suficientemente atractivo, el inversor también puede participar del éxito de grandes empresas extranjeras a través de CEDEARS, Certificados de Depósito Argentinos, que permiten acceder en el mercado local a las acciones de las principales empresas norteamericanas que cotizan en Wall Street. Los CEDEARS no sólo ofrecen retornos en dólares en línea con la volatilidad del valor de las acciones que cotizan en el exterior, sino que también ofrecen cobertura contra la fluctuación del tipo de cambio.

Finalmente, es importante recordar que si el Gobierno opta por poner un nuevo cepo cualquier otro control al libre flujo de capitales, Argentina podría perder el estatus de país emergente en lo que se refiere a las acciones.

×

Hola

Contacta uno de nuestros comerciales o envía un correo a info@agrobrokerssrl.com.ar

× Consultas